La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad inflamatoria crónica del Sistema Nervioso Central (SNC) que conduce a la desmielinización y a la neurodegeneración difusa tanto en el cerebro como en la médula espinal de la materia blanca y gris (1)(2). Aunque su etiología sigue siendo desconocida, los resultados de los estudios inmunológicos, genéticos e histopatológicos de los pacientes con EM apoyan el concepto de que la autoinmunidad juega un papel importante en la patogénesis de la enfermedad (1)(3). El curso de la enfermedad puede ser muy variable, sin embargo, la mayoría de los pacientes presentan síntomas clínicos recurrentes desde el inicio, seguidos de una recuperación total o parcial, la forma clásica de enfermedad remitente-recurrente (EMRR). Después de 10 a 15 años el patrón se vuelve progresivo hasta en el 50% de los pacientes no tratados, y los síntomas progresan lentamente durante un período de muchos años. Esta etapa se define como EM secundaria progresiva (EMSP). El 15% de los pacientes de EM pueden presentar una progresión desde el inicio, y se denomina EM primaria progresiva (EMPP) (4). En realidad, no se sabe si la EMPP es una forma diferente de EM o es simplemente EMPP, sin recaídas clínicas identificables. La lesión más característica del tejido cerebral en la EM es la desmielinización primaria con preservación parcial de los axones (2).  En general, las placas desmielinizantes activas en la EMRR implican el movimiento de las células inmunes de la periferia hacia el SNC, lo que se asocia con la alteración de la barrera hematoencefálica (BHE). Por el contrario, la enfermedad progresiva implica el desarrollo de procesos patológicos compartimentados dentro del cerebro mediados principalmente por las células residentes del SNC. La evidencia de esto viene de la resonancia magnética que muestra una disminución del aumento de gadolinio (Gd) en las lesiones del SNC que se encuentran en los pacientes con EM progresiva, lo que indica una reducción de la descomposición de la BHE y un menor movimiento de las células inmunes en el SNC (5).

A nivel mundial se estima que en el mundo padecen EM 2,5 millones de personas, y en Europa afecta a 700.000 personas (6). Estudios recientes señalan que se ha producido un aumento de la prevalencia mundial de la enfermedad a lo largo de las últimas décadas. En las regiones tradicionalmente consideradas de alto riesgo de EM, como el sur de Canadá, el norte de Estados Unidos, las islas británicas y Escandinavia se han documentado las prevalencias más altas del mundo. En varias localidades del norte de Escocia se comunican cifras de 248 casos por 100.000 habitantes (7), y en Canadá se han publicado en 2013 prevalencias de 313 en Saskatchewan (8) y de 261 en Ontario (9). Áreas de prevalencia clásicamente medias (España, Italia…) se consideran en la actualidad regiones de medio y alto riesgo, en torno a los 100 casos por 100.000 habitantes (10). Países de Oriente Medio, como Irán o Turquía, o algunos países latinoamericanos están publicando cifras en el rango medio cuando previamente se ubicaban en el rango bajo (11)(12)(13). El aumento de la prevalencia se ha producido de manera paulatina a lo largo de las últimas décadas y ha ocurrido eminentemente a expensas de un mayor número de casos en mujeres (se han alcanzado ratios de sexo de 3,5 a 1) (14). Desde el año 2001 se han publicado estudios en diversas ciudades de España, comunicando prevalencias por encima de los 80 casos por 100.000 habitantes e incluso algunas de ellas por encima de 100.

Entre los factores de riesgo estudiados, los que mayor evidencia acumulan son la asociación con la infección por el virus de Epstein-Barr, el tabaco, los niveles bajos de vitamina D y un elevado índice de masa corporal durante la adolescencia. Algunos de ellos, como los niveles de vitamina D y el tabaco, pueden además influir sobre el curso de la EM (15)(16).

La EM se caracteriza por un amplio espectro de síntomas que incluyen el declive cognitivo, la debilidad muscular, la espasticidad y la fatiga excesiva. El desacondicionamiento físico y mental debido a la EM o a las comorbilidades, o a ambas, puede desempeñar un papel fundamental en el desarrollo o la persistencia de la fatiga (17). Por lo tanto, la mejora de la salud física y mental mediante la terapia de ejercicios puede ser una intervención valiosa en el tratamiento de la fatiga en las personas con EM. Se ha sugerido que el ejercicio físico es beneficioso para reducir la fatiga, por ejemplo, en el síndrome de fatiga crónica (18), el derrame cerebral (19) y el cáncer posterior (20). La fatiga se reporta en más del 80% de la población de EM (21), y se percibe como uno de los síntomas más debilitantes (22). El Consejo de Esclerosis Múltiple para las Directrices de la Práctica Clínica define la fatiga como "una falta subjetiva de energía física y/o mental que es percibida por el individuo como una interferencia en las actividades usuales y deseadas".

El ejercicio físico puede aumentar las reservas de energía disponibles y aliviar los efectos perjudiciales de la inactividad física (23). Además, puede mejorar los procesos neurobiológicos que podrían promover la neuroprotección y la neuroplasticidad, reduciendo así la discapacidad a largo plazo (24)(25). Los efectos de la desregulación del eje hipotálamo-pituitaria-suprarrenal (HPA) (26), la potenciación a largo plazo y la depresión a largo plazo como mecanismos de adaptación (27) han recibido una mayor atención. Los programas de ejercicio físico tienen la capacidad de inducir cambios en estos procesos neurobiológicos; procesos también estrechamente relacionados con la fatiga crónica (28). En comparación con las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas, como la gestión de la conservación de la energía y la terapia cognitivo-conductual, el ejercicio puede afectar tanto a los mecanismos primarios (por ejemplo, la neuroprotección o la función hormonal) como a los factores secundarios relacionados con la fatiga (por ejemplo, la inactividad o la morbilidad). Además, puede ser una intervención no invasiva relativamente sencilla, de fácil acceso para reducir la fatiga, aportando beneficios para las personas con EM y que puede realizarse con seguridad (29).

Por otro lado, muchos pacientes de EM tienen una calidad de vida inferior en comparación con personas sanas (30). Una de las explicaciones de ello es el deterioro de la capacidad funcional (31), que también parece estar relacionado con la reducción de la fuerza muscular de la extremidad inferior (32). Con respecto a los mecanismos musculares, algunos estudios (33)(34), han indicado una pérdida de masa muscular junto con una reducción del tamaño de las fibras musculares en las personas con EM (33)(34). Además, se han notificado cambios menores en la proporción de las fibras de tipo I hacia una mayor proporción de fibras de tipo IIa y IIx (33) o un aumento en la proporción de fibras híbridas que expresan la cadena pesada de la miosina (MHC) I/IIa/IIx.

Un estudio de ensayos controlados aleatorizados (35) demostró que 12 semanas de entrenamiento de fuerza supervisado de la extremidad inferior conduce a un aumento de la sección transversal (CSA) de la fibra muscular tipo II (particularmente tipo IIa) del vasto lateral en sujetos moderadamente discapacitados con EM remitente-recurrente, con resultados clínicamente relevantes. No se observaron cambios en el CSA de las fibras tipo 1, pero se observó una tendencia al aumento. Además, debido al estilo de vida inactivo de muchos pacientes con EM, se esperaba ver una alta proporción de fibras de tipo IIx y, por lo tanto, posiblemente una transformación hacia fibras de tipo IIa después del entrenamiento de fuerza. A pesar de las expectativas, el presente estudio no mostró ningún cambio en la proporción del tipo de fibras en el grupo de ejercicio después de 12 semanas. Por el contrario, otros estudios han mostraron una tendencia hacia una mayor proporción de fibras de tipo IIa, a expensas de las fibras de tipo I (33)(36). Los resultados de este estudio mostraron que, a pesar de la reducción de la activación voluntaria del cuádriceps, el entrenamiento de fuerza puede inducir la hipertrofia de la fibra muscular en la esclerosis múltiple. En cambio, Wens y colaboradores en un estudio publicado en el 2014, encontraron que las fibras tipo II experimentaron una mayor atrofia, en comparación con las fibras tipo I en la EM (p,0.05) (37). Del mismo modo, que los estudios aportados por Kent Braun y colaboradores quienes observaros indicios de una atrofia selectiva de tipo II en pacientes con EM al comparar las biopsias del músculo tibial anterior de nueve pacientes con EM y ocho controles sanos. El análisis histoquímico mostró un promedio 26% menor de CSA de fibras musculares en los pacientes con EM (33). sin embargo, cuando se compararon las medias de las proporciones individuales de CSA de fibras rápidas (tipo IIa y IIx) con las lentas (tipo I), la proporción tendió a ser más alta en los controles que en los pacientes con EM, lo que sugiere una tendencia hacia la atrofia de fibras tipo II en la EM. Se ha informado de que la atrofia selectiva de tipo II es un efecto del envejecimiento (38), así como de la inactividad (39). La asociación entre la inactividad y la atrofia selectiva de las fibras de tipo II proporciona una posible explicación en los pacientes con EM, los cuales reducen su nivel de actividad física (33), lo que indica un bajo nivel muscular. De acuerdo con el principio de tamaño de Henneman (40), las neuronas motoras más pequeñas, que generalmente inervan las fibras tipo I, son las neuronas motoras primarias reclutadas para actividades de baja intensidad. Por consiguiente, las fibras tipo II pueden no activarse con tanta frecuencia en los pacientes con EM como en los sujetos sanos más activos, lo que lleva a una atrofia selectiva de las fibras musculares tipo II en los pacientes con EM. Además, estudios realizados en jóvenes han mostrado de manera más consistente una transformación de las fibras de tipo IIx a las de tipo IIa (41), lo que indica que una transformación del tipo de fibra podría depender de la edad (42).

También, en comparación con las mujeres, los hombres tuvieron una mayor CSA para casi todos los tipos de fibra tanto en personas sanas como con esclerosis múltiple. Asimismo, comprado con personas sanas la proporción de fibras tipo I tendió a ser menor, a diferencia de las fibras tipo II que tendió a ser mayor en la EM. Además, la extremidad inferior de la que se recogió el tejido muscular, tendía a tener un mayor porcentaje de grasa (p = 0,1) y una menor masa magra (p = 0,06). Por consiguiente, se ha demostrado que la fibra muscular de tipo IIa se correlacionaba positivamente con la masa de tejido magro y negativamente con el porcentaje de grasa de la pierna sometida a biopsia, lo que indica que la preservación de la masa muscular de las extremidades inferiores de los pacientes de EM es muy importante, ya en la fase inicial de la enfermedad (37).

De igual importancia, los pacientes de EM muestran una menor fuerza muscular isométrica del cuádriceps de la pierna y la CSA de tipo I, IIa y IIx estaban altamente correlacionados con la fuerza muscular del cuádriceps (valores de r entre 0,70 y 0,81, p<0,05) (37). La reducción de la fuerza máxima isométrica del cuádriceps de los pacientes de EM fue consistente con hallazgos anteriores (34)(43). Además, la fibra muscular CSA estaba altamente correlacionada con la fuerza muscular del cuádriceps, sugiriendo que la reducción de la CSA contribuye a la debilidad muscular en los pacientes de EM y que los cambios en las características del músculo esquelético en la EM pueden afectar la función. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la proporción del tipo de fibra cambia a lo largo de la longitud y la profundidad del músculo. De la misma forma, La fuerza muscular, la potencia y fuerza explosiva se ven afectadas en la EMPP y las deficiencias de la fuerza muscular son más pronunciadas durante las contracciones musculares concéntricas más rápidas, en particular en las extremidades inferiores (44).

Como se ha comentado anteriormente, esta enfermedad se caracteriza por un amplio espectro de síntomas, entre los que se incluyen, la debilidad muscular, la espasticidad y la fatiga excesiva. Debido a la pérdida de masa muscular, tamaño y proporción de fibras musculares, con la correspondiente reducción de la fuerza y potencia muscular, las caídas se han convertido en uno de los problemas más importantes en personas con EM, provocando una alta incidencia de lesiones y el impacto resultante en la calidad de vida. Por consiguiente, Gunn, H y colaboradores publicaron una revisión sistemática en la que se comparaban diferentes intervenciones para reducir las caídas y mejorar el equilibrio en personas con EM. Los programas específicos combinados de marcha, equilibrio y entrenamiento funcional han demostrado tener el mayor efecto sobre los resultados de equilibrio de cualquiera de los tipos de intervención. Siendo los componentes "básicos" de estos programas ejercicios en bipedestación, incluidas las actividades bilaterales y monopodales (45). Por otro lado, sólo dos estudios incluyeron el entrenamiento sensorial y sólo uno documentó la inclusión de actividades de doble tarea. Se ha demostrado que el entrenamiento de ambos aspectos repercute positivamente en los resultados de equilibrio y caídas (46)(47). La asociación entre las deficiencias en la atención compleja (incluida la atención dividida y el cambio de atención) y el riesgo de caídas en personas con EM, según se identificó en investigaciones observacionales (47), y los resultados de un estudio reciente que destaca las mejoras en el equilibrio con el entrenamiento sensorial (48); sugieren que se debería considerar la posibilidad de incluir en futuros programas, estrategias de entrenamiento tanto cognitivo como sensorial. También debería garantizarse que los programas incluyan actividades de equilibrio específicas para tareas difíciles. Por tanto, esta revisión indica que una serie de intervenciones de ejercicio mejoran los resultados de equilibrio para las personas con EM. Los programas que incorporan entrenamiento de marcha, equilibrio y funcional muestran el mayor efecto en comparación con otros tipos de intervención.

Como conclusión, la Esclerosis Múltiple es una enfermedad que afecta en gran medida a la calidad de vida de la persona que la padece, además de causar una gran aflicción tanto a familiares como a parientes cercanos. El amplio abanico de síntomas característicos de la EM, abarcando todo el rango decadente cognitivo y motor, enfatiza la necesidad de implementar programas de rehabilitación enfocados en la preservación y/o reconstrucción de la masa muscular, prioritariamente de la extremidad inferior, como un medio para proteger y/o mejorar la función física en pacientes con EM. Planificaciones de entrenamiento individualizados pueden mejorar la fuerza muscular, la potencia y la fuerza explosiva. Además, programas que incorporan entrenamiento funcional, marcha, equilibrio, doble tarea y sensoriales, afectan positivamente en la estabilidad y como consecuencia, menores probabilidades de caídas e incapacidad.

REFERENCIAS.

  1. Thompson AJ, Baranzini SE, Geurts J, Hemmer B, Ciccarelli O. Multiple sclerosis [Internet]. Vol. 391, The Lancet. Lancet Publishing Group; 2018 [cited 2020 Oct 11]. p. 1622–36. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29576504/
  2. Lassmann H, Brück W, Lucchinetti CF. The immunopathology of multiple sclerosis: An overview. In: Brain Pathology [Internet]. Brain Pathol; 2007 [cited 2020 Oct 11]. p. 210–8. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17388952/
  3. Baecher-Allan C, Kaskow BJ, Weiner HL. Multiple Sclerosis: Mechanisms and Immunotherapy [Internet]. Vol. 97, Neuron. Cell Press; 2018 [cited 2020 Oct 11]. p. 742–68. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29470968/
  4. Lublin FD, Reingold SC. Defining the clinical course of multiple sclerosis: Results of an international survey [Internet]. Vol. 46, Neurology. Lippincott Williams and Wilkins; 1996 [cited 2020 Oct 11]. p. 907–11. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/8780061/
  5. Correale J, Marrodan M, Ysrraelit MC. Mechanisms of neurodegeneration and axonal dysfunction in progressive multiple sclerosis. Biomedicines. 2019;7(1).
  6. Browne P, Chandraratna D, Angood C, Tremlett H, Baker C, Taylor B V., et al. Atlas of multiple sclerosis 2013: A growing global problem with widespread inequity [Internet]. Vol. 83, Neurology. Lippincott Williams and Wilkins; 2014 [cited 2020 Oct 11]. p. 1022–4. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25200713/
  7. Kingwell E, Marriott JJ, Jetté N, Pringsheim T, Makhani N, Morrow SA, et al. Incidence and prevalence of multiple sclerosis in Europe: A systematic review. BMC Neurol [Internet]. 2013 Sep 26 [cited 2020 Oct 11];13. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24070256/
  8. Al-Sakran LH, Marrie RA, Blackburn DF, Knox KB, Evans CD. Establishing the Incidence and Prevalence of Multiple Sclerosis in Saskatchewan. Can J Neurol Sci [Internet]. 2018 May 1 [cited 2020 Oct 11];45(3):295–303. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29557321/
  9. Rotstein DL, Chen H, Wilton AS, Kwong JC, Marrie RA, Gozdyra P, et al. Temporal trends in multiple sclerosis prevalence and incidence in a large population. Neurology [Internet]. 2018 [cited 2020 Oct 11];90(16):E1435–41. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29549225/
  10. Howard J, Trevick S, Younger DS. Epidemiology of Multiple Sclerosis [Internet]. Vol. 34, Neurologic Clinics. W.B. Saunders; 2016 [cited 2020 Oct 11]. p. 919–39. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27720001/
  11. Heydarpour P, Khoshkish S, Abtahi S, Moradi-Lakeh M, Sahraian MA. Multiple sclerosis epidemiology in Middle East and North Africa: A systematic review and meta-analysis [Internet]. Vol. 44, Neuroepidemiology. S. Karger AG; 2015 [cited 2020 Oct 11]. p. 232–44. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26088327/
  12. Eskandarieh S, Heydarpour P, Minagar A, Pourmand S, Sahraian MA. Multiple Sclerosis Epidemiology in East Asia, South East Asia and South Asia: A Systematic Review [Internet]. Vol. 46, Neuroepidemiology. S. Karger AG; 2016 [cited 2020 Oct 11]. p. 209–21. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26901651/
  13. Cristiano E, Rojas JI, Romano M, Frider N, MacHnicki G, Giunta DH, et al. The epidemiology of multiple sclerosis in Latin America and the Caribbean: A systematic review [Internet]. Vol. 19, Multiple Sclerosis Journal. Mult Scler; 2013 [cited 2020 Oct 11]. p. 844–54. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23045380/
  14. Izquierdo G, Venegas A, Sanabria C, Navarro G. Long-term epidemiology of multiple sclerosis in the Northern Seville District. Acta Neurol Scand [Internet]. 2015 Aug 1 [cited 2020 Oct 11];132(2):111–7. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25649860/
  15. Oh J, Vidal-Jordana A, Montalban X. Multiple sclerosis: Clinical aspects [Internet]. Vol. 31, Current Opinion in Neurology. Lippincott Williams and Wilkins; 2018 [cited 2020 Oct 11]. p. 752–9. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30300239/
  16. Pérez-Carmona N, Fernández-Jover E, Sempere ÁP. Epidemiology of multiple sclerosis in Spain. Rev Neurol. 2019;69(1):32–8.
  17. Heine M, van de Port I, Rietberg MB, van Wegen EEH, Kwakkel G. Exercise therapy for fatigue in multiple sclerosis. Cochrane Database Syst Rev. 2015;2015(9).
  18. White PD, Goldsmith K, Johnson AL, Potts L, Walwyn R, Decesare JC, et al. Comparison of adaptive pacing therapy, cognitive behaviour therapy, graded exercise therapy, and specialist medical care for chronic fatigue syndrome (PACE): A randomised trial. Lancet. 2011 Mar 5;377(9768):823–36.
  19. Zedlitz AMEE, Rietveld TCM, Geurts AC, Fasotti L. Cognitive and graded activity training can alleviate persistent fatigue after stroke: A randomized, controlled trial. Stroke. 2012 Apr;43(4):1046–51.
  20. Ahlberg K, Ekman T, Gaston-Johansson F, Mock V. Evaluación y tratamiento de la fatiga relacionada con el cáncer en adultos. Lancet [Internet]. 2003 [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0140673603141864
  21. Zajicek JP, Ingram WM, Vickery J, Creanor S, Wright DE, Hobart JC. Patient-orientated longitudinal study of multiple sclerosis in south west England (The South West Impact of Multiple Sclerosis Project, SWIMS) 1: Protocol and baseline characteristics of cohort. BMC Neurol. 2010 Oct 7;10.
  22. Wynia K;, Middel B;, Van Dijk JP;, De Keyser JHA;, Reijneveld SA, Wynia K, et al. The impact of disabilities on quality of life in people with multiple sclerosis. journals.sagepub.com [Internet]. 2020 [cited 2020 Oct 11];14(7):972–80. Available from: https://doi.org/10.1177/1352458508091260
  23. Andreasen AK, Stenager E, Dalgas U. The effect of exercise therapy on fatigue in multiple sclerosis. journals.sagepub.com [Internet]. 2011 [cited 2020 Oct 11];17(9):1041–54. Available from: https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1352458511401120
  24. White LJ, Castellano V. Exercise and brain health - Implications for multiple sclerosis: Part 1 - Neuronal growth factors. Vol. 38, Sports Medicine. 2008. p. 91–100.
  25. White L, Castellano V. Ejercicio y salud cerebral: implicaciones para la esclerosis múltiple: Parte II: factores inmunitarios y hormonas del estrés. Med Deport [Internet]. 2008 [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://go.gale.com/ps/i.do?id=GALE%7CA200843994&sid=googleScholar&v=2.1&it=r&linkaccess=abs&issn=01121642&p=AONE&sw=w
  26. Gottschalk M, Kümpfel T, Flachenecker P. Fatiga y regulación del eje hipotálamo-pituitario-adrenal en la esclerosis múltiple. Arch [Internet]. 2005 [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://jamanetwork.com/journals/jamaneurology/article-abstract/787789
  27. Cooke S, Bliss T. Plasticidad en el sistema nervioso central humano. Cerebro [Internet]. 2006 [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://academic.oup.com/brain/article-abstract/129/7/1659/300527
  28. Chaudhuri A, Behan PO. Fatigue in neurological disorders [Internet]. Vol. 363, Lancet. Lancet; 2004 [cited 2020 Oct 11]. p. 978–88. Available from: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15043967/
  29. Petajan J, Gappmaier E, White A. Impacto del entrenamiento aeróbico en la forma física y la calidad de vida en la esclerosis múltiple. An [Internet]. 1996 [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ana.410390405
  30. Miller A, Dishon S. Health-related quality of life in multiple sclerosis: The impact of disability, gender and employment status. Qual Life Res. 2006 Mar;15(2):259–71.
  31. Savci S, Inal-Ince D, Arikan H, Guclu-Gunduz A, Cetisli-Korkmaz N, Armutlu K, et al. Six-minute walk distance as a measure of functional exercise capacity in multiple sclerosis. Disabil Rehabil. 2005;27(22):1365–71.
  32. Schwid S, Thornton C, Pandya S, Neurology KM-, 1999 undefined. Quantitative assessment of motor fatigue and strength in MS. AAN Enterp [Internet]. [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://n.neurology.org/content/53/4/743.short
  33. Kent-Braun JA, Ng A V., Castro M, Weiner MW, Gelinas D, Dudley GA, et al. Strength, skeletal muscle composition, and enzyme activity in multiple sclerosis. J Appl Physiol. 1997;83(6):1998–2004.
  34. Garner DJP, Widrick JJ. Cross-bridge mechanisms of muscle weakness in multiple sclerosis. Muscle and Nerve. 2003 Apr 1;27(4):456–64.
  35. Dalgas U, Stenager E, Jakobsen J, Petersen T, Overgaard K, Ingemann-Hansen T. Muscle fiber size increases following resistance training in multiple sclerosis. Mult Scler. 2010;16(11):1367–76.
  36. Gallagher P, Trappe S, Harber M, Creer A, Mazzetti S, Trappe T, et al. Effects of 84-days of bedrest and resistance training on single muscle fibre myosin heavy chain distribution in human vastus lateralis and soleus muscles. Acta Physiol Scand. 2005 Sep;185(1):61–9.
  37. Wens I, Dalgas U, Vandenabeele F, Krekels M, Grevendonk L, Eijnde BO. Multiple sclerosis affects skeletal muscle characteristics. PLoS One. 2014;9(9):1–5.
  38. Lexell J, Taylor C, neurología MS-R de, 1988 undefined. ¿Cuál es la causa de la atrofia de envejecimiento : Número total , el tamaño y la proporción de los diferentes tipos de fibras estudiadas en el músculo vasto lateral entera de 15 -a 83 - años - ancianos. jns- J .com [Internet]. [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://www.jns-journal.com/article/0022-510X(88)90132-3/abstract
  39. Sci. KH-SJS, 1981 undefined. Effect of combined concentric and eccentric strength training and detraining on force-time, muscle fiber and metabolic characteristics of leg extensor muscles. ci.nii.ac.jp [Internet]. [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://ci.nii.ac.jp/naid/10020791031/
  40. HENNEMAN E, SOMJEN G, CARPENTER DO. FUNCTIONAL SIGNIFICANCE OF CELL SIZE IN SPINAL MOTONEURONS. J Neurophysiol. 1965 May 1;28:560–80.
  41. Häkkinen K, Pakarinen A, Kraemer WJ, Häkkinen A, Valkeinen H, Alen M. Selective muscle hypertrophy, changes in EMG and force, and serum hormones during strength training in older women. J Appl Physiol. 2001;91(2):569–80.
  42. Andersen JL, Aagaard P. Myosin heavy chain IIX overshoot in human skeletal muscle. Muscle and Nerve. 2000 Jul;23(7):1095–104.
  43. Lambert C, Archer R, sports WE-M and science in, 2001 undefined. Muscle strength and fatigue during isokinetic exercise in individuals with multiple sclerosis. europepmc.org [Internet]. [cited 2020 Oct 11]; Available from: https://europepmc.org/article/med/11581542
  44. Jørgensen MLK, Dalgas U, Wens I, Hvid LG. Muscle strength and power in persons with multiple sclerosis – A systematic review and meta-analysis. J Neurol Sci [Internet]. 2017;376:225–41. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.jns.2017.03.022
  45. Gunn H, Markevics S, Haas B, Marsden J, Freeman J. Systematic Review: The Effectiveness of Interventions to Reduce Falls and Improve Balance in Adults with Multiple Sclerosis. Arch Phys Med Rehabil [Internet]. 2015;96(10):1898–912. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.apmr.2015.05.018
  46. Kristinsdottir E, Baldursdottir B. Efecto del entrenamiento del equilibrio multisensorial para ancianos inestables: estudio piloto del. 2013 [cited 2020 Oct 11]; Available from: http://lsh.openrepository.com/lsh/handle/2336/304730
  47. Shin S-S, An D-H. The Effect of Motor Dual-task Balance Training on Balance and Gait of Elderly Women [Internet]. Revista de ciencia de la terapia física. 2014 [cited 2020 Oct 11]. Available from: https://www.jstage.jst.go.jp/article/jpts/26/3/26_jpts-2013-373/_article/-char/ja/
  48. Cattaneo D, Jonsdottir J, Regola A, Carabalona R. Stabilometric assessment of context dependent balance recovery in persons with multiple sclerosis: A randomized controlled study. J Neuroeng Rehabil. 2014 Jun 10;11(1).