Actualmente, es conocido el ejercicio físico como un método eficaz para mejorar la salud y calidad de vida, en cualquier etapa cronológica de las personas, y representa una poderosa herramienta como terapia cardiovascular. El ejercicio físico ejerce sus efectos beneficiosos mediante la reducción de los factores de riesgo cardiovascular, afectando directamente la remodelación celular y molecular de corazón. Tradicionalmente, el ejercicio de resistencia aeróbica se ha considerado preferentemente para determinar un crecimiento fisiológico equilibrado y reversible, a través de la hipertrofia de los cardiomiocitos, acompañada de la neoangiogénesis. Estas adaptaciones celulares se deben a la activación de las vías de señalización y, en particular, el eje IGF-1 / IGF-1R/Akt parece tener un papel principal, pero… ¿es el ejercicio físico un mecanismo efectivo para reducir la Hipertensión Arterial? Y si es así, ¿sería el entrenamiento de resistencia aeróbica la metodología más eficaz, o podrían existir otras alternativas?

La Hipertensión Arterial (HTA) es un síndrome multifactorial y multicausal caracterizado por una presión arterial con niveles superiores o iguales 140/90 mmHg de presión arterial sistólica (PAS) y diastólica (PAD), respectivamente. Las últimas guías norteamericanas de HTA han reducido el umbral de PA para el diagnóstico de HTA a cifras inferiores a 130/80 mmHg, pero las guías europeas han mantenido el umbral de diagnóstico previo (1).

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte mundial, siendo la Hipertensión Arterial el primer factor de riesgo de muerte, a la que se le atribuyen 7,5 millones de muertes anuales. En España el 33% de las personas adultas tiene HTA (66% en mayores de 60 años), de las cuales el 40% lo desconoce. Esto supone que hay aproximadamente unos 12 millones de hipertensos en España, de los cuales 9 millones no están adecuadamente controlados; lo que se traduce en 40.000 muertes cardiovasculares anuales atribuibles a la HTA en personas mayores de 50 años (unas 100 muertes al día) (1).

El alto índice de mortalidad de la HTA viene ocasionado porque está asociada a multitud de trastornos metabólicos, hormonales y estructurales, y que representan un riesgo primario para la enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular (2). Según datos de la Sociedad Española de Hipertensión Arterial, las personas hipertensas que han estado sin diagnóstico durante mucho tiempo pueden sufrir, en un momento dado, una complicación cardiovascular, como la angina de pecho, aterosclerosis, cardiopatía hipertensiva, enfermedad renal y accidente cerebrovascular (3).

La progresión de esta enfermedad es sin duda un problema de salud pública ya que los pacientes con presión arterial alta muestran un aumento del riesgo cardiovascular (4). Adicionalmente, alrededor del 40% de los pacientes hipertensos también tienen niveles elevados de colesterol en sangre y factores que aumentan el riesgo de eventos coronarios (5).

En cuanto a los principales factores de riesgo de esta enfermedad, las causas son generalmente desconocidas, aunque hay ciertos factores asociados a la HTA como: el sexo, siendo más prevalentes en hombres (47%) que en mujeres (39%) (6), tabaquismo, diabetes mellitus, dislipidemia/hipercolesterolemia, sobrepeso/obesidad, sedentarismo, dieta no saludable, problemas renales, historial familiar,  incremento de la edad, bajo poder económico, apnea obstructiva nocturna, y estrés psicosocial (3).

Entre los tratamientos prescritos para la HTA, el más común y utilizado es el tratamiento farmacológico con medicamentos hipotensores (7);sin embargo, dichos medicamentos presentan efectos potencialmente negativos que puedan incidir sobre un acortamiento de la supervivencia (8). Por ello, se pone de manifiesto otra pregunta más a resolver, ¿si el ejercicio físico es un método hipotensor eficaz, podría suponer mayores reducciones en la presión arterial que cualquier fármaco?

Respondiendo a las preguntas planteadas, recientemente Naci Huseyin y colaboradores (9) publicaron un metaanálisis con 391 ensayos controlados aleatorizados (39.742 participantes) en el que evalúan el efecto de diferentes metodologías de entrenamiento (entrenamiento concurrente, resistencia aeróbica, fuerza dinámica e isométrico) y diferentes familias de fármacos antihipertensivos (ACE-I, Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina; ARB, Bloqueadores de los receptores de angiotensina II; β-Bloqueadores; CCB, Bloqueador de los canales de calcio; y Diuréticos) en la presión arterial sistólica (PAS). Al analizar aquellos participantes con hipertensión, no hubo diferencias significativas en la disminución de la PAS producida por el ejercicio y los fármacos (Figura 1).

Las recientes directrices de la American Heart Association (AHA) y la American College of Cardiology (ACC) destacan el papel de las intervenciones en el estilo de vida, incluido el ejercicio, en el tratamiento para la hipertensión, pero consideran las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas de forma aislada. Por tanto, este estudio pone de manifiesto que el ejercicio físico puede prescribirse en pacientes con hipertensión para disminuir su tensión arterial, aunque en otras personas no sería suficiente y se debería de acompañar con fármacos. En cualquier caso, el ejercicio físico es un excelente método no farmacológico efectivo para disminuir la presión arterial sistólica e incluso tan efectivo como la mayoría de los medicamentos antihipertensivos en poblaciones con altos niveles de presión arterial sistólica ≥150 mmHg.

Los fármacos ayudan a muchas personas a mejorar su calidad de vida y reducir su riesgo de mortalidad, pero en la mayoría de casos no atacan el origen principal de la enfermedad, sino que intervienen sobre el síntoma. Detrás de la hipertensión, en la mayoría de las ocasiones hay un estilo de vida sedentario y una dieta desequilibrada, que mezclando ambas, se convierten en el verdadero problema ocasionando numerosas enfermedades asociadas. Tener una presión arterial normal no es lo que nos protege de tener una enfermedad, es el estilo de vida quien se encarga de dicha función. Por tanto, debemos tener en cuenta que el ejercicio físico actúa en prevención primaria, es decir, antes de que exista una alteración en el organismo que ponga de manifiesto una enfermedad.

El ejercicio físico es capaz de integrar respuestas fisiológicas coordinadas actuando sobre el origen del problema, produciendo cambios hemodinámicos significativos, incluyendo aumentos en el flujo sanguíneo muscular, reducción de la disfunción endotelial y de la resistencia a la insulina, lo que resulta en la reducción de la resistencia vascular sistémica, y la promoción de un efecto favorable sobre los factores de riesgo cardiovascular (10) (11).

Para el tratamiento de la HTA, descensos mayores a 2 mmHg, muestran claros efectos que pueden ser beneficiosos y relevantes para la salud pública, por tanto, se reduce entre un 6 y 15% el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular (12). Estos beneficios parecen estar relacionados con las mejoras en la función, estructura del conducto y la resistencia de los vasos de dilatación dependientes del endotelio, el estrés oxidativo y la regulación autónoma de la frecuencia cardiaca (12).

Determinados estudios sugieren que los descensos en la presión arterial pueden deberse a consecuencia de diferentes mecanismos. La presión arterial media se determina por el gasto cardíaco (GC) y la resistencia periférica total. El gasto cardíaco neto no cambia o aumenta ligeramente con la práctica de ejercicio (13) (14), por lo que el componente principal que podría cambiar la presión arterial es la resistencia periférica total. La resistencia periférica se puede ver afectada por los cambios relacionados con el ejercicio en la función y la estructura vascular. La disfunción endotelial es un determinante importante de la función vascular local y depende en gran medida de la biodisponibilidad de óxido nítrico (NO). El ejercicio físico podría regular positivamente la biodisponibilidad de NO, que mantiene y mejora la función endotelial (15) (16).

Igualmente, la estructura vascular puede estar influenciada por el ejercicio físico crónico, que podría inducir un aumento de diámetro de la arteria, la disminución de espesor de la pared íntima-media, y el aumento de pico mediada por el flujo de dilatación (17). Además, la presión arterial está controlada por el sistema nervioso autónomo y la activación elevada del sistema nervioso simpático y la pérdida de control del parasimpático son comunes en pacientes con hipertensión (18). La hiperactividad del sistema nervioso simpático podría ser normalizada y la sensibilidad del barorreflejo podría ser restablecido por el ejercicio físico (13) (19).

Por último, como se ha comentado anteriormente existen otros factores de riesgo tales como la resistencia a la insulina (20) y la obesidad (21) que son comunes en individuos con hipertensión. La literatura sugiere que hay una relación entre la resistencia a la insulina y la presión arterial, donde esta última podría ser regulada por las concentraciones de insulina (22) (23). Además, la pérdida de peso mejora la sensibilidad a la insulina y reduce las concentraciones de insulina en plasma (21), lo que podría reducir la PA. Tanto el metabolismo de la insulina y la pérdida de peso se mejoran mediante la realización del ejercicio físico (24) (25).

Para concluir, podemos afirmar que existe una evidencia sólida que garantiza que diferentes metodologías de entrenamiento (concurrente, resistencia aeróbica, fuerza dinámica e isométrica) producen reducciones significativas de la presión arterial y puede ser una medida no farmacológica eficaz para controlar la presión arterial.

 

Figura 1. Reducciones en la presión arterial sistólica en personas hipertensas. IECA, Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina; ARB-II, Bloqueadores de los receptores de angiotensina II; BCC, Bloqueador de los canales de calcio; R. Aeróbica, Resistencia Aeróbica; F. Isométrica, Fuerza isométrica.

 

 

REFERENCIAS              

  1. Banegas J, vascular TG-C-H y riesgo, 2017 undefined. Epidemiología de la hipertensión arterial. Elsevier [Internet]. [cited 2020 May 4]; Available from: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1889183718300667
  2. Mota MR, Oliveira RJ, Terra DF, Pardono E, Dutra MT, de Almeida JA, et al. Acute and chronic effects of resistance exercise on blood pressure in elderly women and the possible influence of ACE I/D polymorphism. Int J Gen Med. 2013;6:581–7.
  3. Whelton PK, Carey RM, Aronow WS, Casey DE, Collins KJ, Himmelfarb CD, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ ASH/ASPC/NMA/PCNA guideline for the prevention, detection, evaluation, and management of high blood pressure in adults a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical pr. Vol. 71, Hypertension. Lippincott Williams and Wilkins; 2018. p. E13–115.
  4. Mozaffarian D, Benjamin EJ, Go AS, Arnett DK, Blaha MJ, Cushman M, et al. Heart disease and stroke statistics-2016 update a report from the American Heart Association. Vol. 133, Circulation. Lippincott Williams and Wilkins; 2016. p. e38–48.
  5. Lamina S. Therapeutic effect of a moderate intensity interval training program on the lipid profile in men with hypertension: a randomized controlled trial. Niger J Clin Pract [Internet]. [cited 2020 May 4];15:30. Available from: www.njcponline.com
  6. Grau M, Elosua R, Leon A de, … MG-RE, 2011 undefined. Factores de riesgo cardiovascular en España en la primera década del siglo XXI: análisis agrupado con datos individuales de 11 estudios de base poblacional. Elsevier [Internet]. [cited 2020 May 4]; Available from: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0300893211001515
  7. Medisan LBG-, 2016 undefined. Algunas consideraciones sobre la hipertensión arterial. scielo.sld.cu [Internet]. [cited 2020 May 6]; Available from: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029-30192016001100015
  8. Suplementos E de T-RE de C, 2007 undefined. Tratamiento diurético de la insuficiencia cardiaca. Elsevier [Internet]. [cited 2020 May 4]; Available from: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1131358707752548
  9. Naci H, Salcher-Konrad M, Dias S, Blum MR, Sahoo SA, Nunan D, et al. How does exercise treatment compare with antihypertensive medications? A network meta-analysis of 391 randomised controlled trials assessing exercise and medication effects on systolic blood pressure [Internet]. Vol. 53, British Journal of Sports Medicine. BMJ Publishing Group; 2019 [cited 2020 May 5]. p. 859–69. Available from: http://bjsm.bmj.com/lookup/doi/10.1136/bjsports-2018-099921
  10. Battagin AM, Dal Corso S, Lúcia C, Soares R, Ferreira S, Letícia A, et al. Pressure Response after Resistance Exercise for Different Body Segments in Hypertensive People [Internet]. SciELO Brasil. [cited 2020 May 6]. Available from: http://www.scielo.br/pdf/abc/2010nahead/en_aop11310.pdf
  11. Fagard RH, Cornelissen VA. Effect of exercise on blood pressure control in hypertensive patients. Vol. 14, European Journal of Preventive Cardiology. 2007. p. 12–7.
  12. Millar PJ, McGowan CL, Cornelissen VA, Araujo CG, Swaine IL. Evidence for the role of isometric exercise training in reducing blood pressure: Potential mechanisms and future directions. Vol. 44, Sports Medicine. 2014. p. 345–56.
  13. Bakker EA, Sui X, Brellenthin AG, Lee DC. Physical activity and fitness for the prevention of hypertension. Vol. 33, Current Opinion in Cardiology. Lippincott Williams and Wilkins; 2018. p. 394–401.
  14. Gielen S, Schuler G, Adams V. Cardiovascular effects of exercise training: Molecular mechanisms. Vol. 122, Circulation. Lippincott Williams and Wilkins; 2010. p. 1221–38.
  15. Phillips SA, Das E, Wang J, Pritchard K. Resistance and Aerobic Exercise Protects Against Acute Endothelial Impairment 2 Induced by a Single Exposure to Hypertension during Exertion 3 4 5 6 7 8. Artic Press J Appl Physiol [Internet]. 2011 Apr 1 [cited 2020 May 4];110(4):1013–20. Available from: https://www.physiology.org/doi/abs/10.1152/japplphysiol.00438.2010
  16. Vanhoutte PM, Shimokawa H, Feletou M, Tang EHC. Endothelial dysfunction and vascular disease – a 30th anniversary update. Vol. 219, Acta Physiologica. Blackwell Publishing Ltd; 2017. p. 22–96.
  17. Spence AL, Carter HH, Naylor LH, Green DJ. A prospective randomized longitudinal study involving 6 months of endurance or resistance exercise. Conduit artery adaptation in humans. J Physiol. 2013 Mar;591(5):1265–75.
  18. Fisher J, hypertension JP-J of human, 2012 undefined. The sympathetic nervous system and blood pressure in humans: implications for hypertension. nature.com [Internet]. [cited 2020 May 4]; Available from: https://www.nature.com/articles/jhh201166/
  19. Laterza MC, De Matos LDNJ, Trombetta IC, Braga AMW, Roveda F, Alves MJNN, et al. Exercise training restores baroreflex sensitivity in never-treated hypertensive patients. Hypertension. 2007 Jun;49(6):1298–306.
  20. Levin G, Kestenbaum B, … YIC-A journal of, 2010 undefined. Glucose, insulin, and incident hypertension in the multi-ethnic study of atherosclerosis. academic.oup.com [Internet]. [cited 2020 May 4]; Available from: https://academic.oup.com/aje/article-abstract/172/10/1144/91750
  21. Hall JE, Do Carmo JM, Da Silva AA, Wang Z, Hall ME. Obesity-Induced Hypertension: Interaction of Neurohumoral and Renal Mechanisms. Circ Res. 2015 Mar 13;116(6):991–1006.
  22. Ärnlöv J, Pencina MJ, Nam BH, Meigs JB, Fox CS, Levy D, et al. Relations of insulin sensitivity to longitudinal blood pressure tracking: Variations with baseline age, body mass index, and blood pressure. Circulation. 2005 Sep 20;112(12):1719–27.
  23. Saad MF, Rewers M, Selby J, Howard G, Jinagouda S, Fahmi S, et al. Insulin resistance and hypertension: The insulin resistance atherosclerosis study. Hypertension. 2004 Jun;43(6):1324–31.
  24. Malin SK, Gerber R, Chipkin SR, Braun B. Independent and Combined Effects of Exercise Training and Metformin on Insulin Sensitivity in Individuals With Prediabetes. Am Diabetes Assoc [Internet]. 2012 [cited 2020 May 4]; Available from: http://care.diabetesjournals.org/lookup/suppl/doi:10
  25. Villareal DT, Aguirre L, Gurney AB, Waters DL, Sinacore DR, Colombo E, et al. Aerobic or resistance exercise, or both, in dieting obese older adults. N Engl J Med. 2017 May 18;376(20):1943–55.